Tipos de luz

Posted by on Mar 14, 2014 in Blog, Curiosidades, Iluminación | No hay comentarios

Hoy os vamos a hablar de la LUZ
Y comenzaremos con los tipos que hay, porque seguro que si vais a comprar bombillas o lámparas a algún sitio específico os hablaran de cosas que os sonaran a chino como: halogenuro, dicroico, etc…

 

 

Luz incandescente

Es un dispositivo que produce luz mediante el calentamiento por efecto Joule de un filamento metálico, en concreto de wolframio, hasta ponerlo al rojo blanco, mediante el paso de corriente eléctricaWikipedia.

O sea una lámpara de las de toda la vida. De estas ya quedan pocas porque las están retirando del mercado, por su alto consumo en relación con el desperdicio de luz que suponen y su corta vida de duración, desprenden una luz amarilla/naranja que seguro que a mucha gente aun le gusta.

Lámpara halógena

Las lámparas halógenas son radiadores térmicos. Sin embargo no muestran ese típico ennegrecimiento de la ampolla que sí muestran las lámparas incandescentes. Esto se debe al proceso del ciclo halógeno, gracias al cual la ampolla permanece clara durante toda la vida útil de la lámpara, por ello, esta lámpara emite siempre un flujo constante de luz, alcanzando así una vida útil mayor que la de las lámparas incandescentes clásicas.

Dadas las altas temperaturas que alcanzan, deben manipularse por medio de un paño limpio, con lo cual evitaremos quemaduras.

Pueden utilizarse como luz directa o ambiental, pero su mejor baza es la luz puntual  para ciertos sitios del hogar o de la instalación comercial.

Luz fluorescente

Este tipo de luz es casi tan viejo como la luz incandescente, pero en la época de su invención el costo era muy elevado así que casi se pierde en el tiempo. Pero a mitad del siglo pasado se hicieron unas mejoras en su construcción y mantenimiento que ahora lo hacen indispensable.

La luz fluorescente es conocida por su extrema eficiencia en contrapunto con las luces incandescentes o las halógenas. Se usa sobretodo en ambientes de trabajo y oficina, se recomienda usarla en sitios donde se requiere que esté encendida continuadamente (hay que evitar estar encendiéndola y apagándola). Por contra tiene de malo que es una luz no-continua, su uso no se recomienda para lectura ni trabajo fino o minucioso.

 

 

 

Luz de diodos emisores (LEDs)

Son la última tendencia en iluminación. Son los campeones de entre todas las posibilidades de luz artificial, aportando muchísima más luz por la energía que consume sin producir calor, además de tener una vida mucho más larga.   Debido al funcionamiento del dispositivo, la calidad de color que ofrecen es superior a la de cualquier otra luminaria: en los LEDs, el tono se produce desde el origen junto con la luz, en vez de ser un atributo “postizo”, conseguido por algún barniz que se de a la ampolla que lo contiene.

Aunque son más costosos que las lámparas fluorescentes , y muchísimo más que las incandescentes, decidir iluminar con LED nuestros espacios resulta no sólo una decisión ambientalmente inteligente, sino también sustentable para nuestro bolsillo: pasarán las décadas y seguiremos disponiendo de las mismas luminarias, además de que nuestra factura eléctrica se verá sustancialmente reducida.

 

Sus aplicaciones más comunes  son, pantallas gigantes, semáforos y señales de transito, reemplazo de luces de posición, frenos e iluminación interior en automóviles, terapias de luz infrarroja en aplicaciones medicas, barreras infrarrojas, controles remotos, etc. Pero empiezan a instalarse en hogares como luz directa de uso habitual.
 

 
 

Estos son algunos de los ejemplos visuales de como alumbran todas estas luces..

 
 

Incandescente

  

 

Halógenas

  

 

Fluorescentes

 
 

 

LEDS

 
 

 

 
 

 

Deja un comentario